La Justicia quiere evitar un desalojo violento de los ecologistas que ocupan parte de Ciudad Universitaria

Desde 2007, un predio de la Ciudad Universitaria está ocupado por un grupo de ecologistas que impide concretar proyectos urbanísticos. Pero como la ocupación no es violenta, el juez federal Sebastián Casanello dispuso una solución alternativa a la penal: que las partes se sienten a dialogar para llegar a una solución que permita el uso público del lugar para no llegar a un desalojo violento.

Entiendo que una decisión de estas características favorece a que todos los actores involucrados puedan arribar a una potencial solución que no persiga necesariamente un castigo o punición, sino la presencia del Estado para garantizar el pleno uso y goce del predio“, sostuvo el magistrado en una resolución a la que accedió Infobae.

El Rectorado y Consejo Superior de la Universidad de Buenos Aires (UBA) denunció la ocupación de la costanera norte de la reserva ecológica, lindante a la Ciudad Universitaria.

Foto: Adrián Escándar

Quienes lo ocupan son los integrantes del “Centro Experimental de Desarrollo Interdisciplinario Autónomo Sustentable – Velatropa“. Se trata, según determinó una investigación de la policía, de unas 20 personas que van diariamente al lugar y hacen trabajos de preservación ecológica con granjas, talleres y vistas de colegios.

Antes también el lugar era refugio de personas que cometían delitos pero que ya no están, le dijeron a este medio fuentes del gobierno porteño que trabajan en el caso.

Se trata de un predio que el Estado Nacional le cedió a la UBA y en el que la Universidad firmó un convenio con el gobierno porteño para desarrollar políticas públicas de diseño urbanístico, reordenamiento del tránsito y mejoras en el transporte público de Ciudad Universitaria.

Foto: Adrián Escándar

En el lugar ya funciona la estación de tren “Ciudad Universitaria”. Por allí pasan todos los días miles de estudiantes que concurren a las distintas unidades académicas que tienen sede allí.

Casanello analizó que se trata de un predio cuyo “uso y goce se encuentra destinado a la comunidad toda para su utilidad” y que la presencia de Velatropa “podría poner en conflicto el normal disfrute, dominio y disposición del terreno en cuestión por parte de la UBA”.

Pero señaló que “no se observa a priori violencia en la conducta de los integrantes del centro experimental Velatropa” y que por lo tanto se podía explorar una solución alternativa.

Así, el juez dispuso una mediación entre el gobierno porteño, la UBA y el grupo ecologista para establecer “distintas pautas de convivencia, en pos de garantizar la seguridad y recupero total del dominio público del terreno”.

Foto: Adrián Escándar

La decisión ya se puso en marcha. Funcionarios del Ministerio de Seguridad de la ciudad se reunieron con autoridades de la UBA para instalar cámaras de seguridad en el lugar y disponer de más presencia policial. El próximo paso será convocar a los integrantes de Velatropa.

“El predio está ocupado y no usurpado. Estamos trabajado para ver cuál es la conflictividad y llegar a un entendimiento que les permita a los ecologistas continuar con sus actividades sin perjudicar los proyectos en el lugar”, sostuvo un funcionario que trabaja en el tema.

Foto: Adrián Escándar