Thumbnail for 49383

Ciudad: Carrió va por un resultado histórico de la mano del PRO

La ciudad de Buenos Aires es el cuarto distrito en potencia electoral, con 2.553.787 de personas habilitadas para votar, detrás de las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe. Es, además, el corazón simbólico y territorial de la alianza que hoy gobierna los destinos del país desde la Casa Rosada, y una caja de resonancia para la política a nivel nacional. Como viene sucediendo en las últimas elecciones porteñas, el macrismo llega a estas PASO con una cómoda ventaja. ¿Y cómo llegan el resto de los candidatos?

EL FACTOR CARRIÓ

Elisa Carrió junto a Horacio Rodríguez Larreta

La alianza Cambiemos tiene dos balas de plata, dos plenos que tuvieron que cargar sobre sus hombros para la campaña electoral. Y son balas con perfume de mujer, porque Mauricio Macri puso en manos de Elisa Carrió y María Eugenia Vidal –a pesar de no ser candidata a nada- su futuro político de ahora en más para ganar –o al menos intentarlo- la ciudad y la Provincia de Buenos Aires.

Y en territorio porteño se presenta un particular panorama. A saber: una elección mucho más marcada por las cuestiones y la coyuntura nacional que por las preocupaciones propias de los vecinos de la Ciudad. Filosa, la chaqueña encontró en esa estrategia un vehículo para explotar sus virtudes. Y como muchos dirigentes del PRO aseguran por lo bajo, instrumentó una campaña de prevención. Prevención de daños. Primero, al desconocer al economista y ex embajador en los Estados Unidos, Martín Lousteau, como candidato de Cambiemos y negarle una interna; después, al esquivar un debate frente a frente y nacionalizar la elección.

La Casa Rosada, así, tiene tres desafíos para la Capital Federal en estas PASO: 1) mantener el territorio propio, y si es por una buena diferencia de puntos, mejor, y si logra incrementar sus bancas en la Legislatura porteña para contar con una mayoría propia, mucho mejor; 2) bloquear la posibilidad de que una buena performance de Lousteau lo posicione como alternativa en el 2019; 3) y, por último, posicionar al kirchnerismo como oponente electoral (el rival buscado o elegido, la misma estrategia a nivel nacional con la ex presidenta Cristina Kirchner) pero al mismo tiempo evitar que pueda consolidar una oferta electoral potente.

RECUPERAR TERRENO PERDIDO

Daniel Filmus (Nicolás Stulberg)

De todas las fuerzas que se presentan a las elecciones de hoy, Unidad Porteña es la única que presenta diferentes listas de candidatos a diputados nacionales y legisladores que competirán en las PASO: un conglomerado de dirigentes de centro izquierda y ex funcionarios kirchneristas que buscan revitalizar al progresismo. El ex ministro de Educación Daniel Filmus, al frente de la nómina Unidad Ciudadana para Diputados, busca su redención: en el 2013 no pudo renovar su banca en el Senado (quedó en manos de Fernando “Pino” Solanas), y tanto en 2007 como en 2011 perdió en su intento de ser Jefe de Gobierno. Lo acompaña el ex director de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde, como primer candidato a legislador local. Tendrán como desafío recuperar el segundo lugar como fuerza política de oposición que le arrebató Lousteau en el 2015, cuando le sacó casi 4 puntos en la primera vuelta electoral.

El resto de las listas, la dupla que integran el polémico ex secretario de Comercio Guillermo Moreno y el referente de La Alameda Gustavo Vera, al frente de Honestidad y Coraje, y la que componen Itaí Hagman y Jonathan Thea, Ahora Buenos Aires, tienen como desafío superar el 1.5 % de los votos que dispone el reglamento del frente para poder integrar la lista en octubre.

CARRERA AL 2019

Para Martín Lousteau se tratará de una elección especial. Según sus asesores más cercanos, fue una campaña “desgastante“, en la cual pasó del reclamo casi por cadena nacional de una interna dentro de Cambiemos a los cuestionamientos al gobierno de Rodríguez Larreta por el manejo de la pauta publicitaria. Esta semana fue más allá: lo acusó de financiar a los otros candidatos de la oposición para debilitarlo.

Su desafío será mantener su lugar de principal fuerza de oposición, robustecer su bloque legislativo y lograr “porteñizar” la campaña hacia octubre, si quiere tener chances reales en el 2019 de disputar la jefatura de Gobierno. Para eso, y más allá del resultado electoral del día de hoy, volverá a recurrir a Guillermo Laje, su primo y hombre de su extrema confianza, y al publicista Darío Lanis, quienes fueron los encargados del diseño de la campaña. Y al soporte político radical, gracias a Emiliano Yacobitti, el presidente de la UCR capital que está enfrentado con el titular del partido a nivel nacional, el santafecino José Corral. El histórico dirigente Chrystian Colombo lo acercó a Lousteau. Los detractores de “Yaco” lo acusan de instrumentar una “estrategia inoportuna y perjudicial para los intereses competitivos de Cambiemos, porque no tenía sentido convertir una elección legislativa en un escenario de disputa nacional”, según graficaron a este medio desde el radicalismo. Por otro lado, Yacobitti fue investigado por el juez federal Sebastián Casanello a raíz de una denuncia por malversación de los fondos públicos de la UBA que incluyó el presupuesto del hospital de Clínicas.

EVITAR EL PAPELÓN NIELSEN

Matías Tombolini (Martín Rosenzveig)

La ciudad de Buenos Aires es un distrito esquivo para el armado político de Sergio Massa. Solo recordar que el candidato a jefe de Gobierno en el 2015, el economista Guillermo Nielsen, no pasó el filtro de las PASO. Sin estructura política en la Legislatura, la fórmula Matías Tombolini, un joven economista con perfil mediático, y Mirta Tundis, referente en cuanto a políticas para la tercera edad, tienen como meta mejorar los números de Massa en territorio porteño. Economía y Jubilados, dos caballitos de batalla del ex intendente de Tigre.

UN MILAGRO PARA…

El resto de las fuerzas políticos tendrán el desafío de ganarse un lugar en las elecciones del próximo 23 de octubre. A saber, son: el FIT, Izquierda al Frente, Proyecto Sur, Autodeterminación y Libertad y Convocatoria Abierta por Buenos Aires.

A nivel nacional, estas PASO garantizarán el ticket para competir en octubre y renovar parte del Congreso. A la Ciudad le corresponde renovar 13 de las 25 bancas, de las cuales Vamos Juntos (PRO, Coalición Cívica y una parte del radicalismo) pone en juego 7, mientras que el peronismo las dos bancas de Juan Cabandié y Liliana Mazure, una de ECO (ahora Evolución), la que pertenece a Carla Carrizo, una de Proyecto Sur (Alcira Argumedo), una del Partido Diálogo y Trabajo (Julio Raffo) y último una del Partido Solidario (Carlos Heller). Pero este ticket, además, habilita a pensar en el 2019, a eso apuestan los principales candidatos.